Porqué nos emociona una canción | Musicas a lo lejos

Estás conduciendo de vuelta a casa y en la radio comienzan a sonar los primeros compases de guitarra del ‘Sweet Child O’ Mine’. Ibas concentrado en otros pensamientos, pero cuando te quieres dar cuenta estás conteniendo la respiración y tienes los ojos acuosos. La canción ha despertado en ti un recuerdo, quizá el de un viaje de adolescencia, “cuando todo era tan brillante como el cielo azul”, y ahora estás encogido por dentro.

Conocer lo que hace la música a nuestro cerebro es una vieja aspiración de la neurociencia. La canción del verano nos machaca la cabeza gracias a un ‘fallo’ del sistema: nuestro gusto por la repetición. Pero, ¿qué sucede cuando escuchamos nuestra canción favorita?

El equipo de R. W. Wilkins ha publicado recientemente en Scietific Reports un estudio en el que han intentado explicar «por qué experimentamos estados emocionales comparables cuando escuchamos música tan diferente como la de Beethoven y Eminem». Para su trabajo, los científicos analizaron la actividad cerebral de 21 voluntarios mientras escuchaban tres canciones: una que simplemente les gustaba, su tema favorita y una canción que les resultaba horrible.

Los autores del estudio encontraron que la canción favorita activa un patrón de actividad que ya han identificado en otras ocasiones y que se conoce, de momento, con el nombre de “red neuronal por defecto”. Este patrón de actividad se asocia con la introspección, la conciencia de uno mismo y los procesos en los que dejamos vagar nuestra imaginación. Cuando se activa esta red, se desactiva la red que trabaja cuando estamos concentrados en otra tarea, un mecanismo que parece funcionar de manera diferente en personas con esquizofrenia y otro tipo de trastornos mentales.

cerebros

Los científicos consideran que su resultado es especialmente valioso en lo que respecta a la búsqueda de una explicación sobre los motivos últimos por los que la música nos conmueve. Y al hecho de que lo puedan hacer registros tan distintos como una ópera o un concierto de rock. Mientras escuchan su tema favorito, recuerdan los investigadores, «las personas describen la experiencia como profundamente personal y aseguran que trae a su mente pensamientos y recuerdos inesperados». El fenómeno, recalcan, se produce aunque el tema no tenga letra y sea meramente instrumental, y la aparición de este patrón de la red neuronal por defecto sugiere, a su entender, una posible explicación para esta introspección sobrevenida que producen los temas musicales.

Al mismo tiempo, los autores creen que este hallazgo puede ayudar a profundizar en una vía para tratar a pacientes cuya red neuronal por defecto parece estar alterada, ya sean víctimas de la depresión, el autismo o la esquizofrenia. Si la canción favorita ayuda a reconectar estos circuitos, podrían diseñarse nuevas pruebas y explotarse de manera más sistematizada como terapia.

Referencia: Network Science and the Effects of Music Preference on Functional Brain Connectivity: From Beethoven to Eminem (Scientific Reports)

Vía: Neurolab Yahoo

Be Sociable, Share!

2 respuestas a Porqué nos emociona una canción

Página 1 de 11
  • Isidro Castro dijo:

    Interesante articulo sobre una cuestion que hoy en dia a muchos les cuesta creer.
    La música busca imagenes y las imagenes buscan música.
    La música une a las personas y desata emociones en todo el planeta, de ahí que sea el lenguaje más universal ademas de curativa.La musicoterapia es un gran ejemplo.

    Añado un enlace ineresante de video que viene muy apropiado a esto y es la entrevista que el maestro Punset hace a un neurocientifico y profesor de psicologia de la música.

    http://www.redesparalaciencia.com/6215/redes/redes-105-musica-emociones-y-neurociencia

  • J.J. dijo:

    Estoy de acuerdo en casi todo lo que comentas, Isidro, auque pienso que te has circusncrito a un ámbito algo limitado. Existe música que desata odio y agresividad (grind-core, death-metal, himnos de paises, marchas militares), otras que no buscan activar emociones primarias sino otras más sutiles (electroacústica, concreta, acusmática, clásica contemporánea) y otras cuyo objetivo es puramente estético y/o conceptual (ruidismo, instalaciones).

    Aunque es indiscutible que la música que nos emociona suele hacerlo profundamente, también hay que admitir que, al igual que las relaciones interpersonales, o el mismo amor, produce reacciones distintas en cada persona. Por esto es dificil valorar la eficacia de la música terapéutica y los estilos que pretenden llenarnos de calma y armonía. A mi, personalmente, me pone bastante nervioso ese tipo de música y encuentro más sosiego en composiciones clásicas.

    Lo que sí es un dato relevante es la comunión que se produce en las actuaciones en vivo. Parece que la proximidad y el calor humano abren una nueva dimensión en las posibilidades de la música.

Página 1 de 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I'm not a spammer This plugin created by memory cards
Octubre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031